domingo, 18 de diciembre de 2011

Violencia, amor y diálogo


“La agresividad es en el fondo una solicitud de diálogo;
la violencia, un diálogo frustrado”

[Juan Rof Carballo]



En la familia se descubren tres verdades fundamentales de la existencia humana:
  • la propia indigencia (la necesidad que tenemos de los demás, de nuestros padres especialmente),
  • el valor incondicionado de uno mismo (en cuanto objeto del amor de padres y hermanos) y –síntesis de lo anterior–
  • el valor del otro como don.

Por eso podemos decir que la familia es el lugar donde se aprende a hablar..., pues se habla y se escucha sólo a quien se acepta. El diálogo presupone la aceptación del otro, que es un rasgo esencial de toda forma de amor.
Si aumenta la violencia es que decrece la familia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas?