jueves, 12 de enero de 2012

El método de la “madre tigre” a discusión

1 comentario:

  1. Me encanta este debate. Soy partidario de exigir y también de perdonar y de animar. Para exigir hay que amar. La exigencia debe ser primero con uno mismo, pero luego hay que ser muy comprensivo y positivo. A un profe muy exigente le preguntaron cómo era posible que sus alumnos le quisieran tanto, cuando él les trataba "a patadas". "-Es que pongo el corazón en la punta del zapato", contestó. Se puede ser tigre, pero no se debe dejar de ser madre: Poner el corazón en la punta dez zapato.

    ResponderEliminar

¿Qué piensas?