lunes, 19 de diciembre de 2011

Pingüinos gays

Mira tú, que resulta que entre los pájaros bobos no es raro encontrar homosexuales. Desde Toronto a Pekín, pasando por Madrid, se encuentran casos de pingüinos gays en zoológicos. Se buscan, se acompañan, se hacen caricias. Les procuran la compañía de hembras, a ver si cambian de comportamiento; algunos lo hacen, otros resisten.
Lo extraordinario es que, en más de un caso, intentan robar huevos a parejas heterosexuales y, en más de un caso, la dirección del zoo decide darles en adopción un huevo en peligro de exclusión social, por así decir. Claro, aunque se montan el uno al otro como una pareja hetero (según decía la cuidadora en televisión), ellos no pueden poner. Se ponen, pero no ponen.

Esta historia se podría convertir en alegoría. ¿Cómo la interpretarías tú?
Yo me quedo con esto: robar huevos (o lo que sea) es natural. Perdón, no quería decir robo: libre uso compartido de los bienes. Eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas?