domingo, 4 de diciembre de 2011

¿Qué es lo normal?





Escribe Andrés:


"¿Qué es lo normal? ¿Lo frecuente? ¿Lo correcto? ¿Lo que dicen que hacen todos?
El Ministerio de Sanidad da a entender que el inicio temprano de las relaciones sexuales es 'normal', pero no debe serlo el del consumo de alcohol.
¿No es educativamente inadecuado fomentar las relaciones sexuales tempranas? ¿Es el hedonismo el ambiente moral adecuado para nuestros jóvenes?"



Merece la pena leer la reflexión completa de Andrés en su blog La mirada abierta al ser.


(Más carteles de la misma campaña en la web del Ministerio.)

1 comentario:

  1. Para no dejarnos llevar por la apariencia (frecuencia estadística), tenemos que guiarnos por la razón (buscar la verdad, lo bueno). Tenemos que pensar... ¡qué poco lo hacemos muchas veces!. Menos mal que en mi caso puedo ponerme a pensar s ...obre los hombros de gigantes, sino sería muy difícil profundizar en todos los aspectos de la realidad que nos muestran una visión errada del hombre, pues parece que la moda es regla de vida cuando hoy en día se evidencia que lo bueno generalmente es ir contra corriente. Hoy estudiando he visto algo que nos puede iluminar en este sentido: "Mientras las ciencias humanas, como todas las ciencias experimentales, parten de un concepto empírico de "normalidad", la fe enseña que esta normalidad lleva consigo las huellas de una caída del hombre desde su condición originaria, es decir, está afectada por el pecado. Sólo la fe cristiana enseña al hombre el camino de retorno "al principio" (Mt 19, 8), un camino que con frecuencia es bien diverso del de la normalidad empírica" (Juan Pablo II, Veritatis Splendor, 1993, n.112). Mi reflexión al respecto es que sólo la razón iluminada por la fe nos ofrece una visión esperanzadora del hombre, llegando a entender en profundidad qué es lo bueno y así poder educar en lo bueno. Si bien la luz natural nos permite buscar la verdad, cada vez la realidad está más ciega... Un ejemplo concreto de esto es que la sexualidad no se entiende (como nos muestra la publicidad), pues se le priva de todo su sentido. En la educación pienso que hay que ayudar a la persona a ser consciente de su experiencia, no proponer una moral teórica, por eso pienso que la sexualidad está tan deformada pues se silencia la pregunta sobre el sentido de la vida que se descubre en nuestras acciones. Hablando con los jóvenes en sinceridad, se dan cuenta de que manteniendo relaciones sexuales precoces no son felices, el otro día en el centro un alumno me mostraba que a partir de eso su noviazgo fue empeorando... aunque él mismo no se daba cuenta. Y es que... ¡no pensamos!. Sólo lo bueno nos hace felices. Hay que empezar a escuchar más el corazón... Tenemos que pedir "un corazón que vea".

    ResponderEliminar

¿Qué piensas?