martes, 1 de noviembre de 2011

Lo nuevo es lo sabido

M.L. es una vecina de mi pueblo. Pedagoga de formación (aunque trabaja en otro campo) y madre en ejercicio. Coincidimos la semana pasada, ella saliendo y yo entrando para escuchar a Montserrat del Pozo, que se prodigó la misma tarde en dos sesiones, una para padres y otra para profesores. Dos ideas claras salen en la conversación (en esta mañana tibia y luminosa de otoño): primera, lo que se propone como nuevo es en realidad algo ya sabido; el trabajo cooperativo es el trabajo en grupos de toda la vida; la apelación a las inteligencias múltiples no deja de ser una versión made in usa de la idea de la educación integral y personalizada, etc. Esto no quiere decir que no sea interesante y digno de atención, porque seguramente lo que ocurre es que la idea vieja esté por estrenar... en la práctica diaria de los profesores.
Lo mismo en el caso de padres y madres: tantas veces el sentido común es lo novedoso, no en razón de descubrimiento reciente sino de criterio que se debe aplicar en el día a día, ¡porque no lo tenemos aún en cuenta en su justa medida!: la necesidad de la obediencia, de fomentar la autonomía del hijo, de no valorar únicamente la inteligencia verbal y la lógico-matemática... Estas cosas ha detectado M.L. y yo estoy de acuerdo.
La segunda idea clara (ya digo que la mañana acompañaba) es que la madre Montserrat transmite entusiasmo, optimismo, deseos de mejora... ¡Los educadores estamos muy necesitados de estímulo! Nos llegan demasiados mensajes negativos: no estamos al día, hay mucho fracaso escolar (culpa nuestra), seguimos metodologías obsoletas, no somos creativos, no... La llamada al cambio de Montserrat del Pozo empieza por reclamar "una relación inteligente con el pasado", una mirada que reconozca lo que hacemos bien para emprender la mejora apalancados en nuestros puntos fuertes.
Hay que seguir profundizando en la idea de que la innovación tiene mucho de renovación, de puesta en valor, en valor actual y efectivo, de lo que ya sabemos.


Foto: Gonzalo Deán Oroz

4 comentarios:

  1. Enhorabuena Fernando, nos viene bien un poco de aire fresco (innovación) y a la vez seguir con los pies en la tierra (sentido común) para una de las tareas más apasionantes a las que un ser humano puede dedicarse como es la educación.

    Muchas gracias y ya iremos comentando las propuestas e inquietudes que haces.

    Pedro

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por haber dedicado un rato de tu tiempo a poner en marcha este blog!
    Nicolás

    ResponderEliminar
  3. Para generar un poco de polémica, comparto con vosotros un vídeo, donde se aprecia el trabajo en grupo de toda la vida y la formación integral y personalizada: http://youtu.be/gHzTUYAOkPM

    Tuve también el placer de asistir a esta conferencia y me quedo con una idea: innovar es ser capaz de mirar una misma cosa todos los días y pensar siempre algo distinto.
    Nicolás

    ResponderEliminar
  4. Al principio del verano tuve la oportunidad de participar en una actividad convocada por ANAIN (Agencia Navarra de Innovación). En concreto, Agora Talentia (http://www.agoratalentia.es/). Contagiaban ese entusiasmo, optimismo, deseos de mejora que transmite la madre Montserrat... Con gente así da gusto!!!

    ResponderEliminar

¿Qué piensas?